Fiscalidad de la Lotería de Navidad y otros sorteos desde 2018.

Hasta 2012 las ganancias de los juegos de azar estaban exentas de tributar. Los premios de la Lotería no tenían que tributar a Hacienda hasta ese mismo año, si bien sí que surgían obligaciones fiscales al siguiente año vía impuestos de Patrimonio e IRPF por las ganancias generadas con ese dinero (por eso antes se decía que los impuestos de la lotería se pagaban a un año vista).
La situación actual es completamente diferente. La Ley 16/2012, de 27 de diciembre, establece las condiciones de los premios de las loterías y apuestas dependientes de la ONLAE (Organización Nacional de Loterías y Apuestas del Estado) y por los órganos o entidades de las Comunidades Autónomas, así como de los sorteos organizados por la Cruz Roja Española y de la ONCE.

Hasta el año 2017, había que pagar a Hacienda un 20% de la parte del premio que excediera de 2.500 euros, es decir,  los primeros 2.500 euros estaban exentos de tributar, por lo que sólo había que pagar impuestos por los premios mayores de esa cantidad y el resto ni siquiera había que declararlo a Hacienda, tal como explicamos en un anterior post de esta web.
Si, por ejemplo, hubiéramos ganado un premio de 5.000 euros en un sorteo de la Lotería Nacional en 2017, los primeros 2.500 euros estaban exentos de tributación, libres de impuestos, y sobre los 2.500 restantes había que pagar a Hacienda el 20%, es decir, 500 euros.
Fiscalidad de la Lotería Nacional y sorteos asimilados en 2018 y próximos años.
La tributación de los premios de la Lotería que hemos expuesto ha sido modificada en los Presupuestos Generales del Estado de 2018. Una enmienda a los mismos ha elevado, para este 2018, a 10.000 euros el mínimo exento de tributación en la Lotería y resto de premios de la ONLAE, así como los sorteos de la Cruz Roja y la ONCE, a los que se refiere dicha Ley 16/2012. La parte del premio que se encuentra exenta del pago de impuestos se va a ir incrementando de forma progresiva hasta alcanzar los 40.000 euros en el año 2020, conforme a la siguiente evolución:
Importe exento en 2018 – 10.000 €
Importe exento en 2019 – 20.000 €
Importe exento en 2020 – 40.000 €
De la cantidad que exceda de esos límites habrá que tributar el 20% a Hacienda, como se venía haciendo hasta ahora.
Por ejemplo, si obtenemos un premio de 15.000 euros en el sorteo de la Lotería de Navidad de 2018, los primeros 10.000 euros están exentos pero habrá que tributar por el 20% de los 5.000 restantes, y pagar a Hacienda un importe de 1.000 euros. Ese mismo premio de 15.000 euros, de ser obtenido en 2019, estaría exento de tributación en su totalidad, al no superar el importe exento de 20.000 euros establecido para el próximo ejercicio, como también lo estaría en el 2020 en que el mínimo exento habrá vuelto a subir, en ese caso hasta 40.000 euros.
Cuándo y cómo se pagan los impuestos de la Lotería.
Generalmente la Agencia Tributaria procederá a la retención del importe fiscalmente obligatorio antes de efectuarse el ingreso en la cuenta del ganador. Esta retención no exime, sin embargo, de tener que informar el año que viene, en la declaración del IRPF del 2018, del premio que se haya percibido este año. Además, los contribuyentes no residentes deberán rellenar el modelo 230 de la AEAT (Retenciones e ingresos a cuenta del Gravamen Especial sobre los premios de determinadas loterías y apuestas) para aplicar las retenciones y, en el supuesto de que no se hubiera practicado la retención, será necesario además cumplimentar el Modelo 136, de obligatoria presentación para los contribuyentes del IRPF y del IRNR sin establecimiento permanente que obtengan los premios mencionados, en cuantía superior al importe exento, cuando tales premios no hubieran sido objeto de retención e ingreso a cuenta.
Si el ganador es una empresa, asociación, fundación o cooperativa, el premio quedará integrado en su Base Imponible del Impuesto de Sociedades, previo descuento de la retención de la cantidad a tributar.
Para exponer de una forma lo más ordenada posible el volumen de impuestos que se pagan, tomando como ejemplo la Lotería de Navidad, la siguiente tabla resume  en función del premio obtenido, cuáles serán las cantidades reales a percibir por los afortunados ganadores y cuáles los importes objeto de tributación, en 2018, 2019 y 2020:

¿Qué sucede cuando se comparte el premio?
En  el caso que la apuesta o el décimo de lotería se juegue de forma compartida entre varias personas, el premio obtenido se reparte entre todos los participantes de forma proporcional a lo jugado por cada uno de ellos, pero también deberán “repartirse” proporcionalmente los importes mínimos exentos que correspondan según el año, para calcular lo que cada uno de ellos debe pagar por impuestos y percibir como neto del premio.
En el momento de cobrarlo SE RECOMIENDA notificar que el premio es compartido y la cantidad que ha jugado cada uno de los afortunados, o bien cobrarlo a través de un banco que identifique a todos los ganadores y sus respectivas participaciones, ya que la entidad está obligada a informar a la Agencia Tributaria.
Además, resulta IMPORTANTE recordar que para compartir un décimo o participación, además de entregar una fotocopia, ésta debe ir firmada e indicarse el porcentaje o importe de participación que se ofrece. En el típico supuesto de enviar una fotografía por whatsapp a una persona o un grupo de personas (en cuyo caso se vincula frente a todos los miembros del grupo), igualmente el boleto debe ir firmado y también se debe enviar por correo electrónico a todos los interesados. En cualquier caso, la mejor forma es mediante la redacción de un escrito firmado que identifique a todos los que comparten el boleto, la participación o importe que juega cada uno de ellos y el décimo o participación concreta que se pretende compartir. Por supuesto, la intervención de un Notario siempre acreditaría fehacientemente las condiciones expuestas.
¿Qué ocurre si el décimo lo cobra una sola persona y luego lo reparte?
Es desaconsejable porque en este supuesto Hacienda puede considerar dicho pago como una donación, y sujeto por tanto al Impuesto de Sucesiones y Donaciones. La gestión de dicho impuesto depende de las Comunidades Autónomas y tributaría al tipo correspondiente de la Comunidad Autónoma donde residamos, por lo que los premiados tributarían doblemente por el importe recibido, primero por la retención del 20% y después por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Fuentes:

.- Desarrollo propio por Gesing Consultores

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s